Entrance Road and Parking LotEntryway
House in a Private Beach
House in a Private Beach
15 Gäste
4 Schlafzimmer
12 Betten
5 Badezimmer
15 Gäste
4 Schlafzimmer
12 Betten
5 Badezimmer
Dir wird noch nichts berechnet

The house is located in a private natural reserve in the coastal rain forest of Ecuador. It has access to a 2km private beach, and has a private pool. It is located 3 km off the main road and has all the essentials. It is protected by two security doors and two families live in the property. A couple lives there and is available for anything needed, including cooking and washing.

It is great for big groups of family and friends.

Der Wohnraum

The property the house is in is a private reservation that protects the local flora and fauna. It has access to a beach that is otherwise inaccessible making it a unique place.

Zugang für Gäste

The whole house is open to guests except one room which will be locked.

Interaktion mit Gästen

There is a couple who lives in the property year-round and I'm available through a phone call at all times.


Ausstattung
Kostenloser Parkplatz auf dem Grundstück
Trockner

Schlafgelegenheiten
Schlafzimmer 1
1 Doppelbett (mind. 1,50 x 2 m)
Schlafzimmer 2
1 Doppelbett (mind. 1,50 x 2 m), 2 Einzelbetten
Schlafzimmer 3
1 Doppelbett (mind. 1,50 x 2 m), 2 Einzelbetten
Schlafzimmer 4
5 Einzelbetten

Hausregeln
Check-in-Zeit ist flexibel
Eigenständiger Check-in mit doorman

Stornierungen

1 Bewertung

La estadía en casa de Esteban ha sido una experiencia única. La casa está enclavada en un pequeño promontorio situado en plena Reserva Marina San Francisco-Galeras, entre el mar incomparable, con todos los matices del verde, y remanentes de bosque húmedo tropical que llegan hasta sus orillas. El descenso hacia la playa toma 6-7 minutos por una pequeña senda bien habilitada. La piscina está localizada en un rellano de la bajada, y dispone de una amplia terraza con barandal abierta hacia el mar, además de un chozón con hamacas. Disfrutamos enormemente de los paseos por la playa, donde la arena se entrevera con los arrecifes de coral que arrancan en la línea de la costa. Nos bañamos en las pequeñas pozas de agua tibia formadas en la roca, habitadas por pequeños mundos submarinos y desde donde se contempla el bosque tropical que se columpia en los acantilados. También es posible pasear por los senderos del bosque, pero nuestra relativamente corta estadía nos obligó a priorizar el mar y la playa. La casa es amplia y cómoda, bien equipada, y está construida con un gran sentido de la estética. Las habitaciones son espaciosas y ventiladas, y los baños limpios; algunas de ellas tienen acceso directo a la piscina y a la playa a través de un ventanal corredizo. La casa dispone de varios ambientes sociales que hacen posible transitar entre espacios al abierto, como la magnífica área central de la casa, construida a manera de enorme cabaña ancestral, y espacios interiores a la vez frescos y resguardados. Tanto las puertas como las ventanas cuentan con sólidos contrafuertes de madera que se cierran de noche. El abastecimiento y la cocina están provistos por la familia que cuida del lugar y compra los víveres que se requieran, incluyendo pescados y mariscos de temporada en Galerita o en un cercano poblado de pescadores, del mar a la mesa. Alejandra, encargada de la cocina y la limpieza, es solícita y diligente, con una buena mano para las comidas, aunque está siempre abierta a sugerencias y agradeció nuestro apoyo en la preparación de platos a los que no estaba acostumbrada. También puede lavar la ropa si se lo pide. En cuanto a comunicación, existe un teléfono fijo. La señal de celular es débil y errática, aunque para nosotros constituyó en realidad un alivio, porque pudimos suspender por unos días las llamadas y profundizar todavía más nuestro descanso. De todas maneras, Esteban nos llamó varias veces al teléfono fijo, preocupado por que nuestra estadía fuera placentera. Solo ha habido un problema: nos ha sabido a poco. Así que pensamos repetir pronto, probablemente entre julio y septiembre, para poder ver también las ballenas jorobadas. Muchas gracias a Esteban por su generosa puesta en valor de un sitio inolvidable.

Quito, EcuadorMitglied seit Dezember 2014
Nutzerprofil von Esteban
Sprachen: English, Español
Antwortrate: 100%
Antwortzeit: innerhalb einiger Stunden

Über die Unterkunft

Wenn du in einer Airbnb-Unterkunft übernachtest, dann wohnst du bei jemandem zuhause.


Dies ist die Unterkunft von Esteban.
Esteban
Alicia hilft beim Gastgeben.
Alicia

Die Nachbarschaft

Ähnliche Unterkünfte